1. Tienda en Linea
  2. Contáctanos
  3. Inicio

Fotografía - Una Experiencia Visual

Una Experiencia Visual

Foto: Maria del Carmen Alvarado M. 2007

La experiencia visual humana es fundamental en el aprendizaje para comprender el entorno y reaccionar ante él; la información visual es el registro más antiguo de la historia humana. Las pinturas rupestres constituyen el reportaje más antiguo. Estos hechos ponen de manifiesto la necesidad de enfocar de una manera nueva no sólo del proceso, sino también el visualizar a la sociedad.

Si nos hiciéramos la pregunta ¿cómo vemos? nos daríamos cuenta, que es un proceso que va desde actividades, funciones y actitudes donde cada quien tiene su individual percepción del mundo, desde la identificación de objetos simples, hasta  el uso de símbolos y un lenguaje para conceptualizar desde el pensamiento inductivo al deductivo que dan como resultado un cúmulo de preguntas, en que la respuesta de acuerdo a su complejidad  dan como resultado la inteligencia visual.

La inteligencia visual significa expandir nuestra capacidad de ver, de expandir nuestra capacidad de comprender un mensaje visual y, lo que es aún más importante, de elaborar un mensaje visual. La visión incluye algo más que el hecho físico de ver o de que se nos muestre algo. Es parte integrante del proceso de comunicación, que engloba todas las consideraciones de las bellas artes, las artes aplicadas, la expresión subjetiva y la respuesta a un propósito funcional.  

Para poner en práctica estos elementos, lo invito a visualizar imágenes con un fragmento del cuento “Las babas del diablo”  del escritor Julio Cortázar:

“Entre las muchas maneras de combatir la nada, una de las mejores es sacar fotografías, actividad que debería enseñarse tempranamente a los niños, pues exige disciplina, educación estética, buen ojo y dedos seguros. No se trata de estar acechando la mentira como cualquier reporter, y atrapar la estúpida silueta del personajón que sale del número 10 de Downing Street, pero de todas maneras cuando se anda con la cámara hay como el deber de estar atento, de no perder ese brusco y delicioso rebote de un rayo de sol en una vieja piedra, o la carrera trenzas al aire de una chiquilla que vuelve con un pan o una botella de leche. Michel sabía que el fotógrafo opera siempre como una permutación de su manera personal de ver el mundo por otra que la cámara le impone insidiosa (ahora pasa una gran nube casi negra), pero no desconfiaba, sabedor de que le bastaba salir sin la Contax para recuperar el tono distraído, la visión sin encuadre, la luz sin diafragma ni 1/25O. Ahora mismo (qué palabra, ahora, qué estúpida mentira) podía quedarme sentado en el pretil sobre el río, mirando pasar las pinazas* negras y rojas, sin que se me ocurriera pensar fotográficamente las escenas, nada más que dejándome ir en el dejarse ir de las cosas, corriendo inmóvil con el tiempo. Y ya no soplaba viento”.

“Las babas del diablo”
Julio Cortázar

* pinaza: embarcación ligera

En todos los estímulos visuales y a todos los niveles de inteligencia visual, el significado no sólo reside en los datos representacionales, en la información ambiental o en los símbolos incluidos el lenguaje, sino también las fuerzas compositivas que existen o coexisten con la declaración visual fundamentada en hechos.

Ma. del Carmen Alvarado M.

  1. Contáctanos
  2. Mapa del Sitio
  3. Derechos